Héroes en servicio

Felicitamos al Equipo del servicio Barrio Náutico Albanueva, que gracias a su rápido accionar sofocaron el incendio de una casa del barrio y pusieron en resguardo la vida del propietario y su familia.

El 29 de marzo, el Supervisor Pablo Ruiz y el Guardias Marcelo Almirón se encontraban realizando una recorrida de rutina por el Barrio Náutico Albanueva, cuando identificaron una cortina de humo que salía de una de las casas. Inmediatamente,  se comunicaron con el Guardia Alejandro Sobota que estaba más próximo a la vivienda para que vaya a verificar lo que estaba ocurriendo.

“Ni bien me avisaron del hecho, tomé un matafuegos y salí corriendo hacía allí. Al llegar pude constatar que se trataba de un incendio constituido, por lo que corté los suministros de gas y electricidad y pedí que llamen a los Bomberos. Con matafuego en mano traté de apagar el incendio, pero ya se había propagado con gran virulencia”.

Guardia Alejandro Sobota

 

Luego de Alejandro Sobota llegaron al lugar Pablo Ruiz y Marcelo Almirón, el incendio era más grande de lo que se habían imaginado.

“Yo fui Bombero Voluntario durante 8 años, por lo que al ver las dimensiones del incendio le dije a Pablo que teníamos que entrar a ver si había alguien en la casa y sacarlos de inmediato porque la situación era critica. Pablo me miró con cara de “estás loco”, pero sin dudarlo asintió e ingresamos por una ventana lateral”.

Guardias Marcelo Almirón

 

Al ingresar Pablo y Marcelo se encontraron con la familia propietaria de la casa completamente shockeada por la situación y no querían salir.

“El incendio se había originado en la entrada principal de la casa, y como ellos estaban en la parte de atrás, cuando tomaron conciencia de la situación el fuego había  avanzado mucho. Con Marcelo los hicimos entrar en razón para que salgan de inmediato, ya que no querían retirarse preocupados por sus pertenencias”.

Supervisor Pablo Ruiz

 

A los pocos minutos que lograron poner en resguardo a la familia llegaron los Bomberos Voluntarios para apagar el incendio. Gracias al rápido accionar de Pablo, Marcelo y Alejandro solo hubo que lamentar pérdidas materiales.