Héroes en servicio

A mediados de agosto, en Córdoba se produjeron incendios forestales en distintas ciudades de la provincia. Luis Catalá, Guardia y Bombero Voluntario, nos cuenta cómo trabajaron intensamente para apagar el fuego en la localidad de Saldán.

Luis Catalá ingresó en Securitas hace 5 años como Guardia Bombero en el servicio Fábrica Renault de Córdoba. Con 14 años de experiencia como Bombero Voluntario de Saldán, una localidad aledaña a Córdoba Capital. En marzo de este año pasó al servicio Lusa (empresa de recolección de residuos) como Guardia de seguridad, pero continuó con su vocación de servicio ejerciendo tareas en el cuartel.

“La temporada alta de incendios forestales en Córdoba es de abril a septiembre. La mayoría de los focos se pueden apagar en el día, pero en agosto hubo incendios muy grandes que tardaron varios días en ser controlados y apagados.

Según el Plan Provincial del Manejo del Fuego, el cuartel de Bomberos de la localidad en donde se origina el incendio alerta a los cuarteles más próximos para que, de ser necesario, asistan a la zona para colaborar. Cuando se desató el fuego en las montañas bajas de Saldán, nosotros nos encontrábamos asistiendo a otros cuarteles en el norte de la provincia. Habíamos llegado un domingo y al día siguiente tuvimos que regresar para nuestros pagos.

Yo tenía que reincorporarme al servicio el martes, pero como la situación era tan crítica y en la montaña no hay señal de celular, mi Supervisor Francisco Parra me dijo que no me preocupara, que una vez que se apague el incendio volvíamos a hablar.

Fueron días interminables, en los que subíamos a la montaña a las 7am y bajábamos con el último rayo de luz, regresando al cuartel muchas veces cerca de la medianoche. Para poder atacar el incendio, debíamos caminar 5 kilómetros por la montaña cargando un equipo de aproximadamente 30 kilos, en los que llevamos: elementos de protección personal ignífugos (ropa, botas, casco, guantes, etc.), una mochila con 20 litros de agua, un “chicote” para disipar el fuego y herramientas para rastrillar el suelo, entre otras cosas.

Con los compañeros del cuartel y otras dotaciones, tardamos una semana en apagar el incendio que se había propagado por 20 kilómetros lineales en la cadena montañosa. Contamos con el apoyo de aviones hidrantes, un avión vigía que nos guía desde el aire, helicópteros de la policía con bolsas reservorias de agua y camiones hidrantes”.

Luis Catalá - Servicio Lusa Córdoba, Región Centro

 

Destacamos también la labor del Guardia Carlos Salguero del servicio Country La Reserva Córdoba, que como Bombero Voluntario de Mendiolaza ayudó a apagar los incendios de la zona norte de la provincia.