Integridad en servicio

El 22 de abril, en la sucursal de Goya de La Anónima, el Guardia José Ortiz encontró y devolvió un maletín que había olvidado un cliente en el supermercado con una importante suma de dinero.

“Ese día me encontraba ordenando la fila de acceso al supermercado. En esta tarea, aparte de hacer que las personas respeten la distancia y que no se agolpen al ingresar, uno también tiene que estar atento a la línea de cajas. En uno de esos controles oculares identifiqué allí un maletín que aparentemente alguien había olvidado.
Por varios minutos seguí atento al maletín, pero pasado un largo rato nadie ingresó a retirarlo. Fue entonces que le pedí a un compañero que me cubra en la posición y me acerqué al supervisor de cajas de La Anónima para preguntarle si él sabía de quién era. Al responderme que no, le dije que busquemos un lugar que nos filme una cámara para que al revisar su contenido quede todo registrado.
Al abrir el primer bolsillo del maletín solo hayamos sobres cerrados, pero al revisar el segundo nos encontramos con $250.000 divididos en 5 fajos. Mientras estábamos terminando de completar el informe para poner en custodia el maletín, apareció el cliente que se lo había olvidado. Luego de pedirle su identificación, y de hacerle varias preguntas sobre el contenido para verificar que era de él, procedí a entregárselo”.
Guardia José Ortiz - Servicio La Anónima Goya, Corrientes.
Como lo requiere el procedimiento, José antes de entregarle el maletín al cliente le hizo firmar una conformidad y dejó registrado todo lo acontecido en el libro de novedades del servicio. Su correcto accionar es una clara muestra de la calidad profesional y humana de nuestros Guardias y un fiel reflejo de nuestros valores: Integridad, Eficacia y Servicio