Tenemos el compromiso de que la gente se cuide más

Fernando Azpiroz, Director de la Región Sur, destaca el profesionalismo de sus colaboradores y como con integridad, eficacia y servicio pueden superar las adversidades y los desafíos que se presentan en este contexto inédito y cambiante que estamos viviendo, para poder continuar brindando nuestros servicios de protección según las necesidades de seguridad de cada cliente, implementando las medidas de prevención para evitar el contagio y propagación del virus.

 

¿Cómo afectó la llegada de la cuarentena a la Región Sur? 

Cada Región tiene su problemática particular de acuerdo con su realidad social, económica y topográfica. En el caso de la Región Sur, tiene que ver con la gran extensión que ocupa y lo distintos tipos de servicios. Pero en líneas generales, nos hemos adaptado a las realidades de confinamiento de cada zona prestando nuestros servicios sin inconvenientes. Esto se debe al compromiso y dedicación de los Guardias, Encargados, Supervisores y Gerentes.

¿Cuáles fueron las distintas etapas que transitaron?

Hubo tres etapas bien diferenciadas. La inicial marcada por la ansiedad, la demanda de compra de artículos de protección para nuestra gente y su distribución; una segunda en la cual aprendimos de todo lo que habíamos realizado y destacamos oportunidades; y por último, la tercera en la que nos encontramos hoy, que tiene que ver con ajustar protocolos y buscar la mejora continua en todos nuestros procesos.

¿Cuál es la realidad de la Región hoy?

Hay distintas realidades, tenemos zonas con distintos niveles de liberación y, en líneas generales, nos hemos adaptado a las realidades que:

  • imperan en cada zona, ya sea en la montaña, en la meseta patagónica, en un yacimiento, en una mina o en la frontera misma, y
  • de los diferentes segmentos donde brindamos servicios como un shopping, un supermercado o un banco.

La clave es concentrarse en las necesidades de seguridad de nuestros clientes y lo que necesita nuestra gente.

¿Cómo fue la aplicación de protocolos en cada uno de los segmentos?

Buscamos un equilibrio entre los protocolos de prevención desarrollados por Securitas y los del cliente. Por un lado, comprar los elementos de protección y seguridad, capacitar y concientizar a nuestra gente, y por el otro, aplicar el protocolo que el cliente impone por su actividad.

¿Cuáles son los desafíos que les ha planteado esta situación?

Los desafíos que plantea el COVID-19 tiene que ver con tres grandes puntos: atender a nuestros colaboradores que están licenciados por ser personas de riego; atender las necesidades de traslado de nuestros Guardias debido a las restricciones del transporte público; y por último, atender a las necesidades de seguridad específicas de cada cliente.

¿Hay modificaciones o tareas que van a perdurar en el tiempo?

Sí, y están relacionadas en cómo la pandemia impactará en la forma de vivir y trabajar. Seguramente vamos a convivir con las medidas de prevención que se han elaborado para evitar el contagio, como uso de elementos de protección personal (tapabocas, máscaras, guantes), el control de temperatura y las medidas de distanciamiento social.

¿Cuáles son los aprendizajes pensando en una salida responsable de la cuarentena?

Nuestra misión es proteger hogares, lugares y a la sociedad, y hoy más que nunca debemos velar por ese compromiso. Al mismo tiempo, de evitar la propagación del virus y que la gente se cuide más. Por eso, contar con profesionales que realicen un correcto análisis entre la responsabilidad de sus funciones y la necesidad de cuidarse y cuidar a los demás es muy importante.